martes, 2 de diciembre de 2008

A medio camino

Resido en el número 16 de la calle Olvido, justo a medio camino entre la memoria y ninguna parte. Vivo confinado en mi pequeña cámara de paredes oscuras, apenas iluminada por la luz de un candil minúsculo. Escribo día y noche, siempre sobre lo mismo, siempre sobre ese instante en el que nos encontramos a la orilla de un mar en calma: tú estás tumbada sobre mis piernas, contemplando las nubes. Surcan como galeones erráticos un cielo azul intenso de verano. Juegas a dibujar sus formas, como cuando eras una niña. Yo sólo pienso en nosotros, en lo imborrable de este momento. Entorno los ojos y dejo que el sol me golpee tibio.

No pienso en que llegará un día en el que el viento de la vejez me arrastrará al ostracismo, aquí, en el número 16 de la calle Olvido.

Mi nombre es Recuerdo y tú ya sólo existes dentro de mí.

4 comentarios:

mari dijo...

tú estás tumbada sobre mis piernas...

Me encanta la imagen.

Belén dijo...

Olé, que bonito es,por fin, olvidar...

Besicos

Coronel Kurtz dijo...

y el mar, mari, y el mar...

Un besico, Belén, hermosa

Desprafonildo I dijo...

FELIZ NAVIDAD AMIGO!