miércoles, 9 de enero de 2008

Sobre crucifijos y crucificados

Es nuestra estupidez de humanos estándar, sobre todo cuando creemos estar en posesión de derechos pero no de deberes, casi del todo infinita. El principal problema es que cuando entramos en barrena por culpa de nuestra falta de entendederas, típicas de estúpido estándar, por otro lado, no nos apercibimos de nuestra propia tontería y nos indignamos ciegamente cuando alguien con algo más de seso en la mollera nos pone la cruda realidad ante nuestros desdichados ojos. Es más, me atrevería a decir que estamos mucho más capacitados para percibirla en los demás antes que en nosotros mismos en nuestra mismidad cerril.

Es por ello por lo que me quedo estupefaciente ante una noticia publicada hoy en el periódico en la que se informa acerca de una empleada de British Airways a la que se solicitó, por normativa de régimen interno sobre uniformidad, que se quitara un pequeño crucifijo durante sus horas de trabajo. Ya se sabe que hoy en día cualquier pequeña estupidez puede convertirse en causa digna a poco que uno la envuelva con las palabras adecuadas, léase: libertad, justicia, constitución, dignidad, paz, o cualquier otro de esos vocablos que, solos o en compañía, pierden su significado de tanto ser usados y llega un momento que uno ya no sabe muy bien a que atenerse cuando las escucha, así en frío y sin el debido matiz, que no debiera ser necesario.

Sucede que esta señora se puso la libertad de religión por montera y alzó sin tapujos una bandera de justicia ante la discriminación a la que estaba siendo sometida, dando como resultado la siempre sana rebeldía de no quitarse el crucifijo y retar a la empresas que le paga su salario. La compañía aérea, viendo el cariz que estaban tomando los acontecimientos y dado que la prensa había comenzado a clavar sus garras en el jugoso asunto y comenzaba a hacerse eco de tamaño escándalo contra la dignidad humana, le ofreció a la susodicha, no sólo cambiarse a un puesto en el que no debería uniformarse y por tanto podría ejercer su preciada libertad religiosa, sino una jugosa indemnización económica que ascendía a 8.500 Libras (casi 12.000 Euros).

Pero amigos… la dignidad no se vende… tan barato. Así que nuestra Juana de arco rechazó la oferta y acudió a los tribunales, imagino que en busca de una indemnización algo más jugosa, en donde se ha fallado en su contra, si bien, y este es el problema, podría no haber sido así y también nos parecería fantástico, y eso es lo terrible.

Lo que a mi me queda claro de toda esta historia y de las muchas similares que se producen a diario (fundamentalmente en países anglosajones aunque ya nos vamos contagiando en otras latitudes) es que hemos llegado a unos extremos en la defensa de nuestros derechos que a lo único que puede conducir es a la reversión, tarde o temprano, de los mismos. El hecho de que nos aferremos a clavos ardiendo, bien por motivaciones puramente económicas o bien porque alguno crea haber sido tocado por la varita de la iluminación salvamundos, nos conduce a situaciones tan paradójicas como las acaecidas a raíz de los atentados del 11-S contra las torres gemelas, en las que nos encontramos con que nuestras libertades solo se pueden defender recortándolas (Si no me creen no tienen más que hacerse un viajecito a cualquier destino de EEUU). Porque, señoras y señores, es inevitable que esas libertades de las que gozamos dejen huecos, recovecos por los que colarse, y las convertiremos en una farsa desde el mismo momento en que usemos su nombre en vano y nos aprovechemos de ellas para nuestro beneficio personal y no para el colectivo, que es para el que fueron concebidas. Y si no que se lo pregunten al tipo ese que fue crucificado sin juez ni parte, hace unos dos mil años.

4 comentarios:

Mad Hatter dijo...

Es evidente que los valores humanos no pueden regularse a través de los Tribunales, hasta en sus más ínfimos detalles.
La judicialización de la sociedad me parece una de las mayores perversiones y aberraciones a las que nos está conduciendo el Estado de Derecho.
Con lo fácil que hubiese sido, si las leyes fuesen más racionales, que el administrativo encargado de recibir las denuncias (ni siquiera un juez) hubiese dicho "Mire usted señorita, lleve el crucifijo si quiere, pero colgado por dentro de la camisa y así todos contentos ¿No le parece?".
La Justicia ya está suficientemente colapsada con temas más o menos importantes como para que pierda el tiempo con estas chorradas ¡Por Dios!

Coronel Kurtz dijo...

Es cierto... Hatter, la justicia está colapsada y lo peor es que en la mayoría de estos casos sólo se persiguen intereses particulares, eso sí, recubriéndolos de su capa de lucha por la dignidad humana, o la libertad religiosa o cualquiera otro que se te pueda ocurrir.
Un saludo

Laluz dijo...

Cualquier cosa se enarbola como libertad, sobre todo cuando es bandera propia, y sopla gracias a la demagogia.
Sus reflexiones, Coronel, son brillantes!

Coronel Kurtz dijo...

Es cierto Luz... no he contado (quizás otro día) las numerosas acepciones que puede llegar a adoptar el término Libertad en función del político que lo utilice.
Para Libertad, la mejor, la de un compatriota suyo, un tal Quino, esa que era amiga de Mafalda.
Gracias por la parte que me toca. Un beso