jueves, 18 de septiembre de 2008

El último anarca



Hoy es uno de esos días en que lo único que me apetece es coger el mundo y tirarlo a la basura. Como diría Calamaro estoy down violento, down radical. Llevo varios días trabajando un excesivo número de horas, algo que, fundamentalmente, me jode ya que no me gusta en absoluto mi trabajo. En mis ratos libres, cuando el cabreo me sobreviene, me dedico a poner bombas caseras, nada espectacular, muy a la antigua usanza, una olla con clavos y algo de pólvora. Es algo que me desestresa.


Hoy, en El País, me tachan de romántico anarquista radical pero eso es porque no tienen ni puta idea. Hay que hablar. Sesudos analistas de tertulia mañanera o editorial, desguazan hipótesis a cual más ridícula sobre mi persona. Hay que especular. Héroe para unos o vil villano para el resto. Hay que polemizar. Me han bautizado como “el último anarca”, hay que joderse. Eso es criterio.

Será difícil que me echen la zarpa. Sin duda no encajo en ninguno de los perfiles que baraja la policía porque carezco de perfil. Trabajo más horas que el reloj, mi jefe es un hijoputa, como casi todos. Tengo hipoteca, dos hijos y una mujer eternamente cabreada, ya ni pregunto por qué. Consumo: gasto regularmente mi dinero y el que aun no es mío, en todo tipo de objetos absurdos que pienso que me hacen la vida más fácil. Me jode pagar facturas y letras. Me gusta el fútbol y soy de atleti...


...en fin, quitando esto último, no veo nada destacable que pueda sugerir con soy “el último anarca”, héroe para unos y vil villano para el resto.



3 comentarios:

Ichiara dijo...

Suerte que los maderos ven a los hombres de Paco y escuchan al arrebato. Lo que no sé es qué ven y escuchan los tertulianos, supongo que secuelas basura de encuentros en la tercera fase. Qué mundo. Que nos dejen my generation.

Besos

Coronel Kurtz dijo...

Yo lo único que sé de los tertulianos, Isabel, es que cada vez que debaten de alguna materia de la que tengo un conocimiento algo más profundo... sólo les oigo decir sandeces. Así que cuando les escucho por las mañanas, extrapolo y me viene el refrán ese de quien mucho abarca poco aprieta.

People try to put us down...

Besos

Makiavelo dijo...

No te lamentes, el mundo está lleno de incomprendidos.
Paciencia.

Saludos.